artículos | opinión
por Laura Alejandra Bravo (*)
opinión

31 songs (o la idea que todos tuvimos llevada a libro)

Nick Hornby y un relato en donde las canciones marcan el derrotero de la historia

Nick Hornby (1957), nació en Surrey. Tuvo una infancia acomodada porque su padre era un sir con buena fortuna para los negocios, fan declarado del Arsenal, ex columnista de NME, escritor de un libro que marcó a una generación como Alta Fidelidad, productor y guionista de cine.

En fin, el muchacho afortunado que devino en hombre afortunado nos robó la idea y escribió 31 Songs que es un libro que habla acerca de cómo 31 canciones fueron marcando un derrotero de historia. Por supuesto, como se trata de un melómano, esas 31 canciones devienen en casi un centenar más que rozan por continuidad temporal o temática a las 31 que cita.

La edición de Penguin trae, delante de cada uno de los relatos, la foto del intérprete. Es un libro de 2003 y las canciones sobre las que giran los textos son: Where I Come From (Teenage Fanclub), Thunder Road (Bruce Springsteen), I'm Like a Bird (Nelly Furtado), Heartbreaker (Led Zeppelin), One Man Guy (Rufus Wainwright), Samba Pa Ti (Santana), Mama You Been On My Mind (Rod Stewart), Can You Please Crawl Out Your Window? (Bob Dylan), Rain (The Beatles), You Had Time (Ani DiFranco), I've Had It (Aimee Mann), Born for Me (Paul Westerberg), Frankie Teardrop (Suicide), Ain't That Enough (Teenage Fanclub), First I Look At The Purse (J. Geils Band), Smoke (Ben Folds Five), A Minor Incident (Badly Drawn Boy), Glorybound (The Bible), Caravan (Van Morrison), So I'll Run (Butch Hancock and Marce LaCouture), Puff the Magic Dragon (Gregory Isaacs), Reasons To Be Cheerful, Part 3' (Ian Dury & the Blockheads), The Calvary Cross (Richard and Linda Thompson), Late for the Sky (Jackson Browne), Hey Self Defeater (Mark Mulcahy), Needle in a Haystack’ (The Velvelettes), Let's Straighten it Out (O. V. Wright), Röyksopp's Night Out (Röyksopp), Frontier Psychiatrist  (the Avalanches), No Fun/Push It (Soulwax) y Pissing in a River (the Patti Smith Group).

Me temo que las canciones son mucho menos de lo que espera el anglomelómano promedio, pero el disco está escrito desde el impacto de la música pop en lo cotidiano y, desde esa perspectiva, tenemos que convenir que lo que nos llega a nosotros en los medios de transporte o en las calles es de una calidad bastante inferior a lo que atravesaba a Nick Hornby en un día promedio.

El autor casi se disculpa por no escuchar suficiente jazz o por los temas que quedaron afuera. Algunas de las narraciones contienen hasta un historial de charts al que sus lectores sabemos que es afecto y al que no es ajeno ningún periodista de rock. Como bien dice en infinitas oportunidades: canciones, libros, películas y fotografías expresan a la perfección quiénes somos. Un Updike, un Kerouac, un De Lillo, han puesto en palabras lo que nos sucedía a más de uno. Stop it, no estamos filosofando, sólo hablando de pequeñas canciones que conforman el diario fluir. ¿Hornby dixit?

Hace un análisis en las que se priva de asociar lo que escucha a su propia bibliografía, su gusto adolescente por lo americano, las onomatopeyas con las que tarareamos, David Lynch, Liza Minelli, Teh New Yorker, Toy Story, Don Quijote, Moby Dick, William Blake, los DJ.

Músicos a los que alude y que estarían en mi propio listado de stars: The Clash, The Chemical Brothers, The Stone Roses, Elvis Costello, Mozart, Haydn, Noel Gallagher, Radiohead, Belle & Sebastian, etc.

Es un relato en nivel meta, es un libro que habla de la música, que apela a la enciclopedia del lector, nada pedante, poco ambicioso y hasta diáfano. Como siempre inteligente, como siempre versátil, como siempre veloz, Nick Hornby será uno de esos referentes a lo que habrá que nombrar cuando se escriba la historia del pop en su más expresa acepción: popular.

En la parte final del libro está la discografía usada como referencia y los créditos de los fotógrafos que ilustran cada uno de los disparos de su vicio melómano.

 

(*) Laura Alejandra Bravo. Redactora de cine, diseño, moda y tendencias.